Oficina de Turismo

Guía turístico

 

 Crédit photo CDTL
 Crédit photo Cathy Miremont


HOY ES UN DIA PARA DAR UN PASEO EN CANOA


 La meteo parece muy favorable porque no hace mucho calor y no hace mucho frío tampoco.

Mis hijos vienen conmigo para descubrir otra parte del riachuelo. Este pasa serpenteando por la ciudad de Soustons hasta las dunas del océano. Para mi, este riachuelo representa cinco kilómetros de beatitud.

Temprano por la mañana, alquilamos tres canoas. Depués de haber atravesado el sur del gran lago y deslizado sobre el agua fresca, llegamos al riachuelo. Nuestra sorpresa fue que empezamos a remar rodeados de una naturaleza exuberante.

 

Normalmente, la naturaleza landesa está constituida de un bosque salpicado de brezos y otras plantas muy características y con pinos y robles.

Lo que descubrimos es mucho mas exótico y frondoso.

La quietud nos deja escuchar el ritmo de los remos y un poco más lejos el grito de la garza que nos seguira durante todo el paseo. Será nuestra guía como si quisiera mostrarnos la buena dirección !

Cuatro kilómetros más lejos, el curzo del riachuelo pasa debajo de un puente de época romana. Por encima de este puente, hasta los años setenta, un tren transportaba la resina de los pinos cosechada por los hombres y mujeres que trabajaban arduamente en la inmensidad del bosque.

Ellos no podían imaginarse que cincuenta años màs tarde pasarían personas en pequeños barcos soñando con las condiciones de trabajo de antes.

Finalmente, llegando al lago marino, cerca del océano, a Soustons Plage, digo a mis hijos encantados que Junio es el mes más bonito para disfrutar de estos momentos particulares.

HR